+58 (212) 267-9828+58 (212) 267-9943

09/10/1976


El revolucionario en el combate

puede perder la vida en un segundo

y aquél que va a una huelga de hambre

igual la ofrenda

sólo que a trozos, lentamente.

En ambos casos se demuestra

que es la historia nuestra única dueña

y será nuestra muerte

un canto a la verdadera vida

Hospital Militar (1976)

Diego Salazar Luongo