+58 (212) 267-9828+58 (212) 267-9943

El Hambre también es un arma


Ven hambre

abrázanos hambre

acude a nuestro llamado

conviértete en el arma

de estos presos en huelga.

No tenemos tu estrago hiriente

lo anhelamos

preferimos morir por tu acción

que vernos humillados, despojados, pisoteados

por nuestros carceleros.

Deja por un momento en paz

a los humildes de la tierra

y ven a través de las rejas

tornándote en espada libertaria.

No te halaga acaso

que alguien clame por tu presencia?

Seguro, te halaga y te extraña.

Sobre eso, muchas cosas

quisiera explicarte

pero no hay tiempo.

Ya estás aquí, quemándonos lentamente

ya viajo en tus nubes fantásticas

transportado en espirales

inmenso en infinita laxitud.

Sigue hambre

no te detengas

hasta que cese la arremetida

de los agentes de la anti-historia.

¿Y si ella no cesa?

Continúa tu avance implacable

hasta paralizar nuestros corazones

que ellos latirán con más fuerza

aún bajo la tierra

porque la moral de estos presos

después de todo y por encima de todo

sigue siendo irreductible.

A los diez días de la huelga de hambre

17/09/1976

Diego Salazar Luongo